Aura fuerte, sana y limpia - Sincronía Esencial - Método COM

Trabajar sobre nuestra aura para mantenerla en un estado óptimo y saludable es imprescindible para permitirnos vivir una vida a salvo de energías densas o nocivas y para sentirnos fuertes.

Limpiar y purificar el aura, elevando el nivel de vibración, permite estar más centrado en el momento de afrontar los sucesos de la vida.

Limpiar la energía negativa es necesario, pero tiene que ir acompañado de sanar las situaciones y relaciones que causan ese cúmulo de negatividad en nosotros, porque sino rápidamente vuelve a ensuciarse. Tener un aura que  acumula gran cantidad de energías residuales y de baja vibración, nos hace sentir cansados y poco disponibles, por eso es tan importante hacer trabajos energéticos que suban la vibración del campo energético y, en consecuencia, de nuestra vitalidad energética.

El trabajo de limpieza puede empezar a nivel físico para pasar después a la estructura energética. A la energía negativa no le gusta la higiene, por eso el simple baño o ducha diaria ayuda a no acumular energía de baja vibración.

Existen formas fáciles y eficaces de limpiarnos, como por ejemplo:

  • Baños de agua y sal. La sal absorbe iones positivos y libera los negativos, por eso ayuda a limpiar. El agua, además, tiene la capacidad de ser programable y actuar sobre nuestro cuerpo (el cual está también compuesto por un 90% de agua). Por tanto, utilizar el agua con sal para programar nuestro estado y purificar nuestra estructura es un buen método de limpieza. Podemos pedir al agua marina los mismos beneficios que pedimos al agua que programamos en casa. Si se quiere, al agua de la bañera se le pueden añadir aceites esenciales con propiedades purificadoras. La aromaterapia es una forma agradable de cuidarnos. Son recomendables hierbas medicinales, como por ejemplo la menta, la albahaca, la ruda, la salvia, el laurel o el tomillo.
  • Inciensos. El humo que generan los inciensos también sirve para purificar el aura. Muchas hierbas y plantas contienen diversas propiedades purificadoras y protectoras que actúan en el campo etérico. Yo recomiendo como planta muy potente para la limpieza el palo santo o el sándalo. Podemos programar el incienso para que purifique toda la energía negativa que tengamos enganchada en el aura. Después, con el incienso recorremos todo nuestro cuerpo a pocos centímetros, dejando que queme la energía negativa con la que se encuentre.
  • El bosque. Los paseos por el bosque o parque con árboles nos ayudan de forma natural a equilibrar y limpiar nuestro sistema energético. Cualquier energía negativa que esté instaurada en nuestra aura será transmutada con tan solo veinte minutos de paseo por el bosque. Podemos dejarnos rozar con plantas, arbustos, ramas de los árboles, así como abrazarnos a un árbol y dejarnos nutrir por su energía. En todo el ejercicio es bueno sentirse agradecido por el intercambio energético y de carga vital que nos han proporcionado.
  • Luz violeta, blanca o dorada. Hacer visualizaciones con luz que vibre en un color violeta, blanco o dorado elimina cualquier energía densa. Estos colores vibran de forma elevada. Podemos imaginar que el aire que inspiramos y llena todos los rincones de nuestro ser son de ese color. También podemos crear una bola de luz y la programas para que limpie totalmente tu cuerpo sutil.

Si deseas que te guiemos en este laborioso y satisfactorio camino para encontrar tu verdad esencial y la plenitud vital, no dudes en inscribirte a nuestro taller. En él, Mercè Ortín, la creadora del método COM te enseñara las herramientas para que alcances esta plenitud y sobretodo para que ¡no la pierdas nunca!

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!