Alinear la Flecha de la Intención - Sincronía Esencial - Método COM

Imagina que eres un arquero y quieres hacer llegar la punta de tu flecha a un blanco concreto. 

En ese momento vas a poner toda tu atención en esa flecha y en la dirección precisa que debe tomar para que llegue a tu objetivo. Pues así es como debe actuar nuestra Flecha de la Intención.

La Flecha de la Intención indica qué camino nos lleva desde nuestro paisaje de crisis a nuestro paisaje de bienestar y cómo conseguirlo.

La dirección que debe seguir la flecha se conseguirá después de haber definido nuestra crisis, es decir, después de saber en qué crisis nos encontramos y qué significado tiene en nuestra vida.

Existen muchos tipos de crisis (existenciales, de pareja, profesionales, etc.), pero todas se pueden identificar porque sentimos insatisfacción en ese área en la que aparece el conflicto. Una vez hemos podido comprender el porqué de la crisis, debemos definir nuestro paisaje de bienestar. Este indica el blanco al que debe llegar nuestra flecha. Es el sitio en el que me gustaría encontrarme (simbólica o literalmente) y que intuyo que me haría sentir feliz, esto es, en paz y en plenitud. Por otro lado, la fuente que me dará la información necesaria para saber cuál es este paisaje de bienestar o el siguiente eslabón al que llegar es el Ser Esencial. En este momento estoy realizando el primer paso del Método COM: la Conexión.

La Conexión permite que puedas poner a tu Ser Personal al servicio de tu Ser Esencial. Seguir los dictados del impulso de tu alma permite que tu Ser Personal vibre de forma auténtica. En este momento dejamos de actuar desde nuestra máscara, nuestros patrones mentales, y empezamos a dejar sentir la voz de nuestra intuición, la que nos lleva a nuestra verdad.

Una vez conectados con quienes somos realmente, con el tipo de aprendizaje vital en el que nos encontramos, y sabiendo cuál es el paso evolutivo siguiente, entramos en el segundo paso del Método COM: la Orientación.

La Orientación en tu Flecha de la Intención es el trabajo más importante que debes hacer para entrar en coherencia con la parte del Ser Personal. Se trata de alinear los centros mental, emocional y de acción, centros que guardan una estrecha relación entre ellos; no solo a nivel energético, sino a nivel psicobiológico, al corresponderse con el cerebro triuno. Cuando estos tres centros energéticos están totalmente sincronizados, atraer la realidad que se desea es más sencillo.

Lo que proyectas desde tu centro mental y emocional atrae, como los imanes, un tipo de circunstancias y relaciones concretas.

Es en este plano energético donde se gestan los resultados que verás en tu vida, por eso debes ser consciente de la calidad de los mismos, ya que serán los responsables de lo que te llegue posteriormente.

Crear coherencia en todo tu Ser Personal es permitir que tu flecha coja un rumbo concreto con toda la energía focalizada hacia el mismo sitio. Si alguno de tus centros está en conflicto (se contradice), tu flecha pierde fuerza y se dispersa. Dicho de otra forma, si tus pensamientos boicotean lo que quieres hacer o tus emociones hacia ti mismo o respecto a la situación son negativas, va a ser muy difícil que tu propósito se materialice. Hay fuerzas opuestas que anulan el movimiento. Por ese motivo es muy importante trabajar sobre ti mismo haciendo reprogramación mental y responsabilizarte para generar un estado emocional positivo que drene emociones negativas.

Una vez tu Flecha de la Intención está alineada y con la máxima potencia, ya puedes pasar al tercer y último paso del Método COM: la Materialización.

La Materialización aparece cuando ya has disparado tu flecha y esta llega al plano real, a la diana. Cuanta más concentración y atino haya habido en el disparo, más ajustado será lo que materialices respecto de aquello que habías proyectado. Crear la realidad que deseas es ser un mago. El mago es capaz de pasar los límites de lo racional. Muchas veces en la realidad de crisis en la que nos encontramos nos decimos a nosotros mismos que es imposible que las cosas cambien. Creemos que se va a repetir siempre la misma situación o que será imposible salir de ella, y no nos damos cuenta de que somos nosotros mismos quienes generamos esa realidad, al dejar que nuestros patrones inconscientes operen una y otra vez. Cuando desde la Sincronía Esencial entramos en coherencia y hemos conseguido liberar esas limitaciones de pensamiento, crear una nueva realidad es posible. Así se crea la magia: hacer posible lo que se cree imposible.

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!