Sincronía Esencial para Salir de tu Crisis - Sincronía Esencial - Método COM

Si te sientes perdido, frustrado, triste o vacío seguramente estés en crisis. La crisis muestra una situación en la que algo de tu vida no funciona, sientes insatisfacción y crees que todo se desmorona.

“Hay una mañana dentro de ti esperando estallar en la luz”.
Rumi (místico sufí del siglo XIII)

Lo que antes te satisfacía ya no lo hace, empiezas a dudar de ti mismo, de la vida que llevas, te sientes estancado y notas que tienes un conflicto interno, como si tu vida no se pareciera en nada a esa idea que te habías montado en tu cabeza. Sin embargo, no temas, la crisis es la oportunidad para escuchar la verdad que llevas dentro. Ábrete a ese descubrimiento, expande tu ser, crece y derriba los muros que te confunden y te limitan. Conecta con tu Ser Esencial.

Cuando estamos en un conflicto que nos desequilibra y nos hace entrar en crisis, lo primero que tenemos que hacer es respirar y tomar distancia de nuestra situación. Desde esta posición de observador, debemos detectar esos aspectos que realmente nos están bloqueando internamente.

La vida es cambio. Desde que nacemos, crecemos, evolucionamos y morimos. En cada transformación debemos mutar la piel y dejar ir algo de nuestro antiguo ser. En ese dejar ir se encuentra también nuestra madurez, nuestra libertad y nuestra potencia para poder seguir creciendo.

«Las crisis son oportunidades para resolver conflictos».
-Albert Einstein-

Hay muchos tipos de crisis: crisis existenciales, crisis de pareja, crisis profesionales, crisis familiares, etc. Todas ellas tienen algo en común: una oportunidad para revisar lo que ya no sirve para seguir avanzando. Así, podemos transformarnos según nuestras necesidades que van cambiando a lo largo de nuestra existencia. Después de detectar lo que nos duele o ya no nos satisface, debemos mirar hacia adentro y detectar qué llamada interna de crecimiento sentimos. Desde ese lugar, hemos de crear un nuevo paisaje de bienestar hacia dónde dirigirnos. En ese momento nace la Flecha de la Intención que nos indica, nos enfoca y nos dirige hacia ese nuevo camino a seguir. Todos queremos sentirnos bien con los demás y con el mundo. Ahora bien, para lograrlo primero hemos de sentirnos en paz con nosotros mismos.

Llegados a este punto nos preguntamos:  ¿Qué puedo hacer para sentirme así?  ¿Cómo puedo salir de mi crisis?.

La respuesta es muy sencilla y ya la llevamos dentro de nosotros: crear y creer en nuestra Sincronía Esencial.

La Sincronía Esencial implica entrar en coherencia interna escuchando nuestros diferentes centros energéticos: el espiritual (nos da el sentido), el mental (nos da las herramientas), el emocional (nos da la pasión) y el físico (nos da la acción y la capacidad para manifestar en el plano material). Muchas veces nos dejamos llevar por la inercia de la vida en vez de dirigirla nosotros. Entrar en coherencia del Ser es hacer el movimiento contrario: escuchar nuestro impulso más profundo, el más importante de nuestro Ser esencial, la voz más reveladora de nuestra íntima verdad. Es la voz del alma quien nos marca el camino a seguir, el que nos hará sentir en plenitud y felicidad. Desde este lugar central podemos poner en sincronía los otros tres centros

 

1. La parte mental

Nuestros patrones y creencias. Son regidos por los programas instaurados, en gran parte, durante nuestra primera etapa de vida hasta los 7 años. Debemos revisar la situación en la que nos encontramos, qué programas se están activando que nos están impidiendo crecer, detectar esas creencias que nos limitan y nos bloquean en nuestra vida y desactivarlas.

2. La parte emocional

Debemos localizar y escuchar qué emociones están operando en la situación de crisis que vivimos. Si nos sentimos insatisfechos, las emociones activadas son, en general, las negativas. Debemos cuidar de nuestro mundo emocional drenando esas emociones de miedo, fracaso, rabia, impotencia o envidia que se generan en las situaciones de crisis y sustituirlas por emociones positivas y de confianza.

Para conseguirlo, en vez de centrarnos en lo que no funciona, debemos poner la atención en ese estado emocional al que nos gustaría estar vibrando, en lo que aspiramos a ser. Imaginar cuál es la situación que queremos construir en nuestra vida y recrear dentro de nosotros la emoción positiva que se crea con esa situación como si ya existiera en nuestra vida. Cuanto más ampliemos esa emoción positiva, más atraemos esa situación hacia nosotros y nuestra vida.

 

3. La parte física

En este nivel debemos pasar a la acción. Debemos crear situaciones y canales donde esa nueva situación que queremos que ocurra pueda expresarse. Si empezamos a vivir como si ya fuéramos esa nueva persona que vive esas nuevas circunstancias estaremos acelerando el proceso de cambio para que se manifieste y, en parte, cambie nuestra vida.

Una vez hemos creado, y creído, en la Sincronía Esencial que rige nuestro ser integral, el conflicto se habrá diluido. En ese momento empezaremos a vivir en paz con nosotros mismos y con el mundo, de forma que nuestra realidad interna se expresa, vive y siente conectada/vinculada a la realidad.

Si deseas que te guiemos en este laborioso y satisfactorio camino para encontrar tu verdad esencial, encontrar tu cuerpo etéreo y la plenitud vital, no dudes en incribirte a nuestro taller. En él, Mercè Ortín, la creadora del método COM te enseñara las herramientas para que alcances esta plenitud y sobretodo para que ¡no la pierdas nunca!

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!